Bruxismo

El Bruxismo se caracteriza por apretar de forma inconsciente la mandíbula y rechinar los dientes.

Este gesto se traduce en un desgaste de los dientes, sensibilidad dental, dolor de cabeza y en un esmalte deteriorado, entre otros problemas. Si no se actúa para remediar este problema con un tratamiento de bruxismo, puede derivar en un progresivo desgaste de los dientes en el paciente dado el continuo roce que acaba con el esmalte y la dentina.

En un examen de la boca, podemos percatarnos del desgaste de los dientes que no obedece al del natural paso del tiempo, sino que todo apunta a que se trata de un caso de bruxismo.

Además, es posible que el paciente se queje de constantes dolores de cabeza por el bruxismo entre otros muchos síntomas. En estos casos la solución más habitual para el tratamiento del bruxismo consiste en la colocación de una férula dental de descarga para proteger los dientes de este hábito.

La férula de descarga, consiste en un dispositivo rígido de resina transparente biocompatible, que se le coloca en boca durante la noche, evitando así el choque y desgaste de los dientes entre sí y llevando a la mandíbula a una posición de reposo.

Scroll al inicio